"¿Qué tengo?": La iniciativa traduce resultados incomprensibles


Plataforma en línea: los estudiantes traducen informes médicos incomprensibles
Alrededor de cada cuarto alemán no entiende a su médico. Este fue el resultado de un estudio del año anterior. El problema ha existido durante mucho tiempo, pero los expertos dicen que no se está abordando de manera lo suficientemente consistente. Una iniciativa de Dresde ha estado haciendo algo al respecto durante cinco años. En una plataforma en línea, los pacientes pueden "traducir" informes médicos incomprensibles de forma gratuita.

Muchos pacientes no entienden a su médico.
Hace años, el Ministro Federal de Salud, Hermann Gröhe, pidió que los médicos estén mejor capacitados para tratar con pacientes. En ese momento, dijo que también era una cuestión de respeto que los pacientes "tengan explicadas sus enfermedades y opciones de tratamiento de una manera comprensible". Pero el problema persiste: con demasiada frecuencia, los médicos no se expresan con suficiente claridad a sus pacientes. Por ejemplo, una u otra persona afectada entrará en pánico cuando escuche del médico que le diagnosticaron hipertensión arterial. La expresión es algo natural para los médicos, pero los pacientes a menudo no saben que esta no es una enfermedad rara, sino un aumento de la presión arterial. Un mensaje de la agencia de noticias dpa informa sobre una iniciativa de Dresden que ayuda a los pacientes a comprender lo que el médico realmente quería decirles.

Voluntarios traducen diagnósticos incomprensibles
"Cuando se trata de hallazgos médicos, rápidamente sucede que los pacientes solo entienden las palabras de relleno de todo el texto", dijo a la agencia de noticias Elisabeth Vinis, estudiante de medicina de Dresden. La joven es una de 167 traductores voluntarios en todo el país en la plataforma en línea de Dresde "¿Qué tengo?". Los pacientes que presentan sus hallazgos de forma anónima allí generalmente descubren en una semana cuáles son realmente los monstruos de las palabras médicas. Los servicios de "¿Qué tengo?" Son gratuitos. El portal, financiado a través de donaciones y colaboraciones, es único en Alemania. Se les paga a tres empleados permanentes y a los tres fundadores. Fue fundada hace cinco años por los estudiantes de medicina de Dresde Anja y Johannes Bittner y el informático Ansgar Jonietz. Mientras tanto, los estudiantes se han convertido en médicos y la idea se ha convertido en una empresa social con más de 40,000 visitantes mensuales en línea. Con motivo del quinto cumpleaños en enero, los fundadores tienen muchas visiones para la plataforma. "Pero, por supuesto, sería mejor si ya no tuviéramos que existir", dijo Jonietz según dpa. Los intérpretes tienen las manos llenas. La plataforma ha sido visitada 860,000 veces por pacientes desde 2011.

Los estudiantes también se benefician de su ayuda.
La mayoría de los traductores voluntarios son aspirantes a médicos. La actividad también es de gran beneficio para ellos. Con cada hallazgo traducido, los estudiantes de medicina de 41 facultades de Alemania se enteran de ello. "Este es el componente sostenible", dijo Jonietz. La Asociación Médica del Estado de Sajonia elogió "¿Qué tengo?" "El proyecto tiene efectos positivos para ambas partes", dijo un portavoz. Es una buena adición a la educación médica y a los estudiantes de medicina escolares para comunicarse con los pacientes. Los estudiantes, que deben estar al menos en el octavo semestre, cuentan con el apoyo de numerosos especialistas. Según la información provista, solo se les permite traducir solos con la bendición de su supervisor y, como muy pronto, desde el quinto resultado traducido. Elisabeth Vinis ha logrado este estado y ha estado con él durante unos seis meses. Llegó al portal a través de un curso en la Universidad Técnica de Dresde. Medical-German se ha ofrecido allí para estudiantes desde 2014. "Los estudiantes de medicina todavía desean ayudar a las personas", dice Vinis.

Los hallazgos no se interpretan
Al estudiante de Dresde le resulta particularmente práctico que el voluntariado sea tan flexible. Un hallazgo de tres páginas, a veces traducido por la noche, podría convertirse rápidamente en diez páginas. "Eso podría tomar de cuatro a seis horas", explicó Vinis. Según su información, a veces toma una cantidad adicional de tiempo. “Mi último hallazgo fue de una mujer joven diagnosticada con cáncer de seno. Así que, por supuesto, presto especial atención a cómo expreso algo ”. Los pacientes también tienen la oportunidad de dar retroalimentación a sus traductores a través de la plataforma. "No esperaba eso en el caso de la joven", explicó Vinis. Por lo tanto, se sintió aún más conmovida por el regreso del agradecimiento, incluida una declaración de guerra contra el cáncer. Sin embargo, también se dice que la función de retroalimentación causa problemas. "Los pacientes confían y luego quieren que sean relevados de sus decisiones", dice Jonietz. Sin embargo, el portal no puede y no quiere interpretar los hallazgos.

Perfecta comunicación entre médico y paciente.
Los voluntarios traducen alrededor de 150 informes anónimos cada semana. Hasta ahora, hay más de 25,500 en total. Este fue un gran éxito, pero solo una caída en el balde, dijo Jonietz. Por lo tanto, el equipo está trabajando actualmente en un nuevo modelo. Como parte del proyecto piloto "Carta del paciente" "¿Qué tengo?" Quiere traducir todas las cartas de alta de los hospitales de forma rápida y parcial de forma automática a un lenguaje simple utilizando módulos de texto individualizados. Para esto, se emplearán dos médicos más después de la fiesta de cumpleaños en enero. En algún momento, podría surgir la visión de Jonietz de una comunicación perfecta entre el médico y el paciente. Según su propia información, sería feliz si la plataforma eventualmente se volviera redundante, por una buena causa. (anuncio)

Autor y fuente de información



Vídeo: Festival Madrid en Cómo ha evolucionado la danza históricamente después de una crisis